Antiguo Egipto: volver al futuro

El Azul Egipcio,  es uno de los primeros pigmentos artificiales que ha sido utilizado por el hombre, data de hace unos 5000 años y fue encontrado en la pintura de una tumba del reinado del último faraón de la Primera Dinastía. En Egipto se utilizó abundantemente pudiendo encontrarse en estatuas, cerámica, murales y sarcófagos.

Su color es resultante de uno de sus principales componentes — el cobre — oscila entre una tonalidad clara y una oscura. Si el pigmento es grueso, produce un azul oscuro, mientras que si el pigmento es fino, produce un azul pálido. Se consigue mediante el calentamiento de una mezcla de un compuesto de calcio y cobre a alrededor de 850-950° C.

Para los egipcios el azul era considerado el color del universo, así como también era asociado al agua del Nilo. Por ello era el color de la vida y de la fertilidad. El pigmento se difundió más allá de las fronteras; a pesar de su amplia aplicación en el arte, el Azul Egipcio dejó de usarse y su método de producción cayó en el olvido cuando la época romana llegó a su fin. En el siglo XIX, el Azul Egipcio fue redescubierto en excavaciones en Pompeya las cuales revelaron que en muchas pinturas murales había Azul Egipcio y esto animó a los científicos a investigar la composición de este pigmento.

Al tratar de encontrar la forma de hacerlo, se descubrió que el azul egipcio tiene una cualidad inusual, cuando se dirige una luz roja sobre él emite luz infrarroja de forma intensa y duradera, que no puede verse a simple vista, ya que la visión humana no se extiende normalmente en la gama infrarroja del espectro de la luz. Además, los científicos descubrieron que el pigmento se divide en nano láminas (unas mil veces más finas que un cabello humano) si es sumergido en agua caliente durante varios días. Estas propiedades lo hace utilizable en una gran variedad de aplicaciones, que van a más allá de los usos artísticos, como por ejemplo en el campo de la tecnología de la comunicación, los rayos que emite son similares a los utilizados en mandos y dispositivos de telecomunicación. Asimismo, podría usarse en los escáneres biomédicos, ya que por su exacta radiación infrarroja es capaz de penetrar a través de los tejidos de mejor forma que otras longitudes de onda. Otros usos a citar, como tinta de seguridad y como un medio de contraste en el campo biomédico. Desde ya las aplicaciones de éste azul en  alta tecnología se encuentra aún en sus pañales, su futuro será brillante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s